lunes, 26 de enero de 2015

Portada, músico

Si uno se dedica a saber lo que no sabe, quiero decir, a oír lo que nunca ha oído, a mirar lo nunca visto y así, constata casi enseguida de su inmensa ignorancia. Prendido de la portada bellísima, típica del sello editorial, entré en el músico, que me ha entusiasmado. Lo pongo dentro de la botella que uno echa al mar con cada comentario, cada imagen que aquí se guarda. Con la etiqueta indeleble de mi ignorancia. Sinceramente, E.

No hay comentarios: