miércoles, 14 de diciembre de 2011

Sanlúcar de Barrameda anochecida desde el palacio ducal

En estos días la tarde cae en un momento, como un precioso objeto de cristal. De pronto la grisura e inmediatamente la noche. En Sanlúcar de Barrameda, desde la terraza del palacio ducal de los Medina Sidonia, se veía la ciudad de hoy, tan distinta a aquella otra que hizo suspirar a mi buen amigo Guillermo Morón, el gran historiador venezolano, recordando los legajos mirados y escudriñados para su Historia General de América en donde aparecía el nombre de Sanlúcar. Visión que siempre se me sobrepone a la de mi también amigo José Manuel Caballero Bonald, que ve por Bonanza el sinfín de barcos del siglo XVII, esperando la autorización para llegar hasta Sevilla, que tenía por privilegio real el monopolio de Indias...



No hay comentarios: