lunes, 29 de diciembre de 2008

LAS MADRES DE GAZA



La guerra es mala. La guerra, odiada por las madres, entigrece a los hombres. Tengo estas palabras grabadas a fuego en mi alma. Y, si miro estas imágenes de las mujeres de Gaza, de las madres de Gaza, confirmo que son las madres las que odian la guerra porque entigrece a los hombres. En este punto de la historia, de la historia sangrienta de Gaza, de Cisjordania, de la Palestina e Israel, de la que tanto se escribe y se habla en todo el mundo, jamás he oído la palabra de las madres, de las madres de los palestinos muertos, de los palestinos revestidos con el uniforme de la inmolación, reventados en el odio. Dicen unos que se defienden de los otros, y los otros que se defienden de los unos. Conozco esa dialéctica porque es la misma de siempre, está en la base de la primera bala disparada -de fusil, de cañón, de misil- y de la primera justificación esgrimida. Pero nadie pregunta a las madres, a las madres que en las imágenes gritan desesperadas. Abrazando a sus hijos muertos, abatidas para siempre, muertas en vida, por esta espiral sangrienta de quienes no llaman a las madres para preguntarle si es conveniente tirar cohetes a Israel. No, las madres sirven para las fotografías que difundir en el mundo, sus gritos de dolor, sus desgarros para siempre, son material de propaganda, una vez más, para justificar el odio, el asesinato indiscriminado, la guerra que tanto odian las madres porque entigrece a los hombres.

1 comentario:

Marta dijo...

Enfrentamientos entre terroristas de uno y otro lado, porque israel se ha convertido ahora mismo en algo tan terrorista como Hamás. En medio, los de siempre, los inocentes,los chiquillos, las madres, sin voz, sin opinión, sin escapatoria...