martes, 29 de abril de 2008

NON PLUS ULTRA (DESDE CÁDIZ)














La foto -bellísima- de Belizón nos da una idea de las esquinas de Cádiz, esquinas de baluartes, fuertes, castillos, farallones, garitas, fosos... Recinto murado, nunca inexpugnable, una vez fue destruido por el inglés, hasta 1810 en que, con su Real Isla de León, se convirtieron en la España toda y detuvieron el ímpetu del francés, dedicándose a escribir la primera página de libertad de todos desde las revueltas comuneras o el grito del apóstol Santiago. La libertad de Cádiz fue el grito libertador de los otros españoles, los españoles del otro hemisferio... Pero sólo quería poner esta foto, tan impresionante, la foto de una garita de vigilancia del mar de Cádiz, el camino de América, por donde se pone el sol, lo que fue Non Plus Ultra, en los confines de la civilización mediterránea... 
En Cádiz las canteras son canteras marinas, y el aire es el aire húmedo del mar, y la risa es risa de olas que van y vienen, sin descanso. Cádiz es todo lo dichoso, que dijo Alberti. Tenía razón.
Con Sevilla -dijo un poeta y ganadero- forma la otra mitad del mundo, que se divide en dos partes, como es sabido: Sevilla y Cádiz.
Pero no se hace daño haciendo así, ni diciendo esto. Porque no hay ciudad más abierta estando más rodeada de mar y barbacanas, y fosos, y troneras, y bloques, y minaretes, garitas y cañones sin disparar que Cádiz.

domingo, 27 de abril de 2008

PURA LÍRICA








103 Las hojas del ciruelo caen tristes.

La irradiación sombría de la yedra

nos traslada los símbolos perdidos.

El centro de la tarde por la arena.

El ardor del olivo nieva lento

la tersura del fondo.

Desde el olor boscoso del dolor

el dios bebe en las cúspides selladas

por el denso tejido de la raíz.

(Amaya Zulueta)

El PINSAPAR / EXASPERANTE AGUIRRE


Me senté a esperar los 59 segundos de Esperanza Aguirre en TVE como si me dispusiera a asistir a una cita histórica. El cartel parecía teóricamente equilibrado y la presidente de la Comunidad de Madrid estaba inicialmente suelta de manos, sonriente, relajada y feliz. Encerrarse con seis periodistas seis de primera división no es faena fácil por muy diestra que se sea en sortear, driblar, seducir o despistar. Si ella lo hizo, en medio de todo lo que estaba cayendo, sería para anunciar un gaudium magnum desde el balcón de la basílica principal de España en prime time, las diez en punto de la noche en todos los relojes. La televisión pública de Rodríguez Zapatero le puso la alfombra roja y le encendió todos los focos habidos y por haber. Por ver si decía de una vez que sí, que se iba a presentar al Congreso del PP para disputarle a Mariano Rajoy la presidencia del partido y, doctrina Soraya Sáenz de Santa María bajo el brazo, el cartel electoral de 2012. Al share del programa le vino estupendamente el dedo señalando a la puerta que el líder del PP puso el domingo a liberales y conservadores. El siempre comedido Mariano Rajoy se había subido a la parra y mandado parar. Por eso decía, todo parecía una cita histórica en la que la dirigente de la comunidad madrileña, confesa liberal, iba a anunciar con su sonrisa habitual que se presentaba a disputarle la presidencia del partido y el cartel electoral. Los avezados periodistas insistían una y otra vez, por la izquierda, por la derecha, por el centro. Y ella, Esperanza Aguirre, exasperaba a media España y frustraba a los suyos, sonriendo y diciendo que no pero que tampoco, pero que sí, pero que no, pero que bueno, no hay que descartar nada, pero que votaría a Mariano en el congreso del PP. Uff, una dificultad de mujer, los periodistas medio tarumbas sin saber cómo titular al día siguiente, si sí, si no, si sí pero si no, qué sé yo, Aguirre exasperante, Exasperanza Aguirre. Así hubiera titulado yo.  No sé si ella lo sabe ya pero de los 59 segundos que duraron 3.600 de Exasperancia, la esperanza liberal ha salido más chamuscada que. Lo que se dice amortizada total, de terminar el mandato que ahora ejerce y dedicarse a otros menesteres. Su momento de gloria se ha convertido en el the end de una ambición a la que le ha salido mal el cálculo. Delante de millones de españoles. Que es lo peor. Luego, lo que hemos sabido: pasado el día, pasada la romería. Y hacia junio camino del triunfo.  "¿Eres de Mariano o de Rajoy?", pregunté a una desprevenida militante amiga ayer mismo. "Yo soy del PP", contestó rápidamente sin darse cuenta de la broma. De eso se trata.

miércoles, 23 de abril de 2008

AMAYA ZULUETA






92 El poniente invisible lo deshace:
farallón de arenisca enferma y rosa,
buril del viento, cárcel de espadañas,
pueblo de asombro, peña de canela,
y el corazón sin elevar la tez.

sábado, 5 de abril de 2008

ZONA AZUL















Hay mil maneras de clamar contra lo confiscatorio como debería de haber otras mil maneras de clamar contra el gasto del dinero recaudado por las Administraciones. Uno de los oficios más desagradables es, precisamente, vigilante de Zona Azul. La coartada es un empleo pero el fondo de la cuestión es esa permanente vigilancia del Sistema sobre el Individuo. La protesta pacífica e irritante se le ha ocurrido al anónimo propietario del coche estacionado en la Zona Azul. Si cien coches hicieran lo mismo que el de la foto, incluso con más resguardos de abono, entre los que estaría el "bueno", el Inquisidor puesto por el Sistema para limpiarnos el bolsillo lo tendría, por definición, más difícil. De cualquier modo no creo que sea ilegal lo que el ingenioso cabreado ha puesto en el salpicadero de su coche aunque, no importa, el Sistema establecerá por Norma que sobre el salpicadero sólo deberá aparecer el resguardo del tiempo en vigor o será declarado inválido el recurso que se realice. Una vez más se sobrepondrá el Sistema sobre el Individuo. 
Y la confiscación continuará su curso inevitable... Al parecer.

jueves, 3 de abril de 2008

EL PINSAPAR / LA HUELGA DE JUSTICIA




POCAS movilizaciones se han producido en España de la importancia de la huelga de Justicia. El asunto, tan sencillo en su enunciado, pone sobre el tapete una realidad espantosamente objetiva: hay españoles de primera y españoles de segunda. Que un docente catalán pueda enseñar en cualquier otro sitio de España pero que un docente de cualquier sitio de España no pueda enseñar en Cataluña, salvo que demuestre un dominio tasado del catalán, se entiende aunque repugne (la solución es un plus muto para poder enseñar porque el español, como lengua oficial del Estado, no es suficiente). El hecho que ha lanzado a la huelga a los funcionarios de Justicia "no transferidos" consiste llanamente en el sueldo: hay funcionarios de Comunidades que ganan más que otros funcionarios de Comunidades. De Justicia, pero también de Educación, y de Sanidad… Se trata de que como cada Comunidad Autónoma es autónoma, como su nombre indica, pues dispone de su presupuesto como mejor le parece. Los funcionarios del Estado, ya transferidos, o los que han accedido a la condición en la Autonomía, pues dependen de donde nacieron, o del lugar en el que viven, no de la función que desempeñan a la hora de recibir las remuneraciones… ¡Viva España! Si consiguen su objetivo -a igual trabajo, igual salario-, los funcionarios de Justicia pondrán auténticamente una pica en este Flandes de la diferencia y de la voluntad de ser diferentes en las remuneraciones, y en otras menudencias ostensibles. Por aquí va a llegar la presión a las costuras de nuestra convivencia democrática, las costuras de España. Porque puede que algún día la diferencia caiga de este lado y, en consecuencia, veamos qué pasa en el lado de allá, de las comunidades que más tienen, o más reciben, o más pueden. O del otro, en cosas tan esenciales como las pensiones, por ejemplo. Que es la soga en la casa del. Si estamos en la deconstrucción de España, más pronto que tarde le ha de llegar a las pensiones la voluntad de ser diferentes. ¿Una locura? Todo es una locura llegado el caso. Hay gobiernos que se asientan en el poder mostrando mayor magnanimidad que otros, de donde se infiere que Romero Robledo y demás caciques al uso siguen vivitos y coleando, y comprar votos se compran de muchas maneras, no sólo con una bolsa de monedas en la puerta de los colegios electorales. La función pública fue un avance de la humanidad política, acabó con la España de la cesantía y el caciquismo. Esta fragmentación arbitraria, esta falta de homologación cuando la Justicia no se somete -porque ni puede ni debe- a un territorio autonómico, sino a toda España, es una estampa lacerante de lo que no se ha hecho bien. Y no se ha hecho bien, en absoluto. A las pruebas hay que remitirse.