domingo, 30 de septiembre de 2007

CLAUDIA CRUZANDO SEPTIEMBRE A OCTUBRE




La familia dispersa, los amigos por las geografías, la gente que me quiere y se siente feliz con mi felicidad, puede ver a Claudia en el parquecito, en la mirada que mira, en este estirón maravilloso de la vida. Me decía abuelo caracol, ya no tengo caparazón alguno, soy como una anémona, un criatura submarina sin concha, ni escamas, ni defensa. Sólo soy gratitud y sentimiento. Gracias a Claudia Lucía, que está cruzando ahora septiembre hacia octubre, con esos ojos, esa mirada...

sábado, 29 de septiembre de 2007

LA INFANTA CRISTINA, EN LA ISLA





































Todos los días son días históricos, aunque haya algunos más que otros. Como ayer. Desde muy temprano había en la ciudad un aire especial, no sólo por las tribunas y banderas españolas y andaluzas, por lasa vallas o por la gente presurosa y encorbatada que se movía por la calle Real, también por la seguridad, discreta y visible al mismo tiempo. La Infanta doña Cristina de Borbón y Grecia había aceptado ser "Madrina de Bandera" de la Escuela de Suboficiales de la Armada. Así que mucho público que pudo haber sido más si en vez de a la hora del Angelus lo hubiera sido a la hora del "pechado" de los comercios y los trabajos. Estuve allí y la vi. Como el desfile de alumnos de la ESA y el discurrir del día histórico, ya decía. Las gentes le mostraron su cariño, la aplaudieron, le mandaron el mensaje a todos de que la Familia Real es querida, es garantía es la gratitud que le tenemos quienes guardamos memoria de agravios y de esperanzas.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

EL TRANVÍA



Fuimos no sé, dos centenares, es posible que menos. Pacíficamente. A la plaza del Rey. Porque no queremos que un tren-tranvía pase por la calle Real. La calle Real es como el salón de nuestra casa y el tren-tranvía es como una aspiradora que pasan cuando el telediario esta hablando de algo que nos interesa muchísimo. Como con todo lo que está teñido de política, a quienes nos oponemos a que el tren-tranvía pase por la calle Real nos han puesto una etiqueta política. Quiero decir que el tren-tranvía (los partidarios siempre hablan de tranvía, nunca de tren-tranvía) es algo moderno, no contamina, evita el vehículo privado, es barato, limpio. Como en Praga. O Luxemburgo. De lo que no se trata es de peatonalizar la calle Real, porque para eso no hay dinero. Así que el tren-tranvía por la calle Real peatonaliza la calle y la arregla. Es una calle, la calle Real, tan larga que es más larga que la columna vertebral de la ciudad. Porque San Fernando, antes de ser San Fernando, fue Real Isla de León, y mucho antes, Logar de la Puente, y antes, mucho antes, un camino, el camino que iba a Cádiz, tras el puente de Zuazo. A Cádiz, la ciudad más antigua de Occidente.




He encontrado esta imagen de aquella concentración pacífica y democrática contra el tren-tranvia por la calle Real. Como en Praga. O Luxemburgo. Nos han dicho.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Calle Real/24 de Septiembre de 2007


(Teatro de las Cortes)


Juan Torrejón está estudiando ahora, con la misma pasión y entusiasmo que suele, la correspondencia de las tropas francesas que estuvieron allí enfrente, en la otra orilla del puente de Zuazo. Su sorpresa es pareja a la de tantos que han pensado detenidamente el parón del mejor ejército del mundo frente a La Isla, defensa antemural de la ciudad de Cádiz, con la que siempre formó un espacio común nuestra ciudad, una verdadera isla. No pudieron, es la verdad. Todo el territorio español fue ocupado por el ejército de Napoleón, menos La Isla y Cádiz. Y en La Isla y Cádiz tuvo lugar toda una epopeya, la defensa de la dignidad de una patria ocupada por un ejército invasor y la construcción del edificio de una nación sobre los escombros de una monarquía representativa del Antiguo Régimen. La elaboración de una Constitución de la Monarquía española, con el Rey legítimo en el exilio y el Reino ocupado, fue una obra gigantesca de lo que hoy podríamos llamar insurgencia patriótica.

(Iglesia Mayor de la entonces Real Isla de León, hoy San Fernando. Juramento de las Cortes de 1810)

Fue un momento de la historia de España espectacular, un escenario indescriptible en el que se representó lo mejor del viejo pueblo español, de pronto consciente de lo que estaba ocurriendo en orden a su propia existencia histórica como nación.
Mañana va a conmemorarse con un festejo. En 1910, el 24 de septiembre, primer centenario de la sesión inaugural de Cortes en la Real Isla de León, hubo una corrida de toros. Ni el cartel de aquel festejo conservamos. Se encuentra en Córdoba, en un famoso restaurante-museo. No es lo peor de tanta incuria acumulada en los casi dos siglos del acontecimiento. Recordó el viernes José Luis López Garrido, en la presentación del primer “Cuadernos para el Bicentenario” que publica la editorial Contempla, la fecha reciente en que se firmó la compra del histórico teatro para la ciudad. Todo casi igual. Da ganas de encogerse de hombros y pensar que, bah, es lo mismo. Pero no, no es lo mismo. 1810 es una fecha excepcional para la historia de nuestra ciudad y la historia de España. Y en ese tenor tenemos que situar el día de mañana y los mañanas que vengan hasta el 2010, y con posterioridad. Si conserváramos parte de aquel espíritu indomable y patriótico, para con nuestra Isla y para con nuestra España de hoy y de mañana, mucho cambiaría. Mucho.

(Ayuntamiento de San Fernando, fachada principal)

sábado, 22 de septiembre de 2007

TORMENTA DE SEPTIEMBRE


La foto es de Quique, las dos horas largas de rayos, estruendos, lluvias es de Dios. Yo, como los griegos y romanos: Si caen rayos es porque Júpiter los manda. Fue una noche para un romántico lo mismo que un escaparate lleno de dulces lo es para un diabético. Como dicen que dijo un torero: en dos palabras: IM PRESIONANTE.
(TO BE CONTINUED)

miércoles, 19 de septiembre de 2007

EL PINSAPAR / CEPERO TIENE RAZÓN




He leído con interés la entrevista que Fermín Lobatón le hace a Paco Cepero en nuestro Diario. Oportunísima. Medio siglo de guitarra de arte se resume en esta denuncia: “El panorama actual lo veo muy politizado. El flamenco ahora mismo en España lo están manejando unos cuantos señores y le dan cabida al enchufismo y al amiguismo. Hay una falta de respeto increíble con personas que creo que hemos hecho bastante por el flamenco”. Cepero no es de los que dicen que solo saben cantar, o tocar, y no hablar, porque habla que se le entiende todo, habla con libertad, como si ya lo tuviera todo ganado, o perdido.


Lástima que no haya mecenas como en otros tiempos, para el arte, que entendían de arte y no de otras cábalas y componendas. Les propondría un cofre con todas las grabaciones de “acompañamiento” del maravilloso guitarrista flamenco de Jerez. Serían la historia del flamenco del siglo XX. Desde La Paquera a Santiago Donday. Quiero decir desde Tío Borrico a Camarón, desde Mairena a Lebrijano, Rancapino o Vicente Soto Sordera. O sea, todos. Los mejores. Con el mejor, uno de los mejores. Me refiero acompañando, que lo dicen todos, lo decía Camarón, lo dicen unos y otros cuando nadie les oye, que el flamenco es así.

Cepero cumple 50 años de toque, 50 años de gloria bendita. Estoy pensando que mi amor por el flamenco me hace exagerar pero no, no exagero. Y si no le dan ni agua a Paco Cepero, en su pueblo, que tanto quiere y por el que se volvió de Madrid, de 30 años de Madrid, para ir a la Plazuela, y jugar al dominó en la calle Caballero, y respirar ese aire por donde rezan al Prendi y hay bronces de viejos cantaores, la calle Nueva de sus tangos, tan hermosos... Quiero decir que si no le hacemos todos el homenaje que se merece como nadie es que se cumplirá de nuevo la fatalidad de los profetas y la tierra propia. Y de toda la inconcreta geografía mágica del flamenco. Es lo que tiene esto del arte cuando se traspasa la barrera del sonido de lo excelente y llega a países insólitos para el compás de amalgama y el soniquete por bulerías en el que Cepero representa lo mejor del magisterio jerezano. Quería decirte, Pilar Sánchez, que Paco Cepero no tiene igual, no se parece a nadie, es la estatua que todavía no le han hecho en su Jerez, ni ese cofre con los diamantes de sus geniales grabaciones, ni el homenaje que el escalafón entero debería darle a este hombre tan tierno, y tan suyo. Tan artista y tan flamenco.

lunes, 10 de septiembre de 2007

MADRE E HIJA


En cada hogar del mundo hay un momento como el de esta foto, un momento en que el mundo se para a respirar tranquilamente, y no existe la guerra, ni el odio, ni la mentira. Sólo existe esta luz, los ojos de Claudia, la belleza multiplicada de su madre y el amor puesto en captar un momento fugaz de la felicidad, el sueño que perseguimos.

Gracias a la Vida
que me ha dado tanto...

jueves, 6 de septiembre de 2007

YO TE QUIERO MUCHO AYER


EL PINSAPAR





HAN empezado a caer las hojas del almanaque sobre la muerte de Umbral, la urna con sus cenizas que María España entrega al empleado de la Almudena para que la ponga junto al blanco ataúd de su único hijo. Descanse en paz y goce del amor del Padre. Yo le tenía ley, desde luego. Cuando me irritaba leerlo, cuando me maravillaba.
Era Umbral, cuidado. Uno de los grandes. Y no lo digo por lo que nos gusta a todos un muerto, digamos, un muerto joven, un muerto ilustre. Umbral mismo. Lo digo porque ahora han dicho los de su periódico que era el mejor escritor de periódicos de España. Y no lo creo, de verdad. Ni creo que él lo creyera. Ni con su hipertrofia de umbralismo Francisco Umbral estaría por esa corona de laurel póstuma con la que lo han despedido en su periódico. Ser muy bueno no es ser el mejor porque siempre hay alguien mejor que uno, y otro mejor que el mejor. Antonio Burgos mismo. Que es el mejor escritor de periódicos de España. Para mí, al menos. Y lo digo en este Diario en donde Antonio Burgos no ha puesto la columna.
Todavía.Ser el mejor ni siquiera es ser el más querido, lo sé. Umbral lo sabía, Antonio Burgos lo sabe y todo el mundo sabe de la naturaleza volátil de los afectos. “Yo te quiero mucho ayer” literalizaba mi maestro Luis Berenguer en Tamatea, novia de otoño. Era completamente verdad. Yo te quiero mucho ayer. Los tiempos se suelen declinar mal, demasiadas veces. Por ejemplo cuando se dice que Umbral era el mejor escritor de periódicos de España. ¿También cuando vivían Pemán, González Ruano, Cavia, Pedro Rodríguez? Ni mármol duro ni eterno. Eso. Era el mejor escritor de periódicos de España y no fueron los de la izquierda clásica (?) a su despedida. ¿Por su Glez.? El foso funciona en prelación a la fosa. Me lo dijeron en Madrid la última vez que estuve: si estás aquí no estás allí, hay una línea que no se puede pasar.
Fue cuando exploté: dile a todos... Es lo mismo. Una línea, un foso, yo te quiero mucho ayer. No aprenderemos nunca. A ver ahora las que ponían ojos de Santa Teresa de Bernini hablando de Rosa Díez. Digo bien, las que. ¿Digo nombres? Estar en nómina sin libertad debe valer la pena. Para algunas que ponían los ojos en blanco . Rosa Díez, qué risa. Achique de espacios, que diría el filósofo de cabecera del Real Madrid. Pero iba diciendo que el mejor escritor de periódicos de España es Antonio Burgos. Con todos mis respetos para el muerto inmortal. O sea.

sábado, 1 de septiembre de 2007

SALINAS / EL BARRIO



Debo hablar de SALINAS. Lo conozco de antiguo. Siempre fue un artista. Músico, pintor. Un hombre bondadoso, razonable, inteligente. Hoy pongo aquí su El Barrio porque es una obra reciente, con técnicas de computadora pero con una frescura que ya quisieran muchos. Hay que deconstruir mucho para llegar a este espacio plano en donde flotan -y viven- las figuras, y los figurantes. El Barrio se le queda corto a SALINAS pero ya tiene una buena muestra para la observación y la ternura. El arte es la mirada, ya decía. Y el oído. Puede que Aristóteles lo dijera. Nada hay en el alma que no haya pasado antes por los sentidos. Pero claro, los sentidos del artista son cuatro o cinco más que los de los demás. Así podría explicarse. SALINAS es también el ejemplo de que la fertilidad puede llegar hasta el instante anterior a la expiración. Así "las uvas doradas" de Umbral. Y el "no cierres, mi vida, que me queda mucha oscuridad que vivir en la muerte" de Pepe Marchena. Traería cien más pero vale con los dos ejemplos. Y El Barrio de SALINAS, con sus colores planos y su magia, sus seres flotando mientras toman el sol o se espantan de una gitana que les pide una moneda. Una gitana pobre, un moro con alfombras. Los seres musculados, los ancianos, las mujeres que acechan o son acechadas. SALINAS es un pintor de la instantaneidad. Desde hace por lo menos qué sé yo, 30 años. Va y ve y pinta lo que ve, con su ternura pero también con su realismo, su denuncia, su aquel. Me gusta mucho la pintura de SALINAS y el propio pintor es un amigo que viene de muy lejos, de muy lejos. Y voy a poner más imágenes de mi amigo, porque os van a encantar....